Autoshows

Jaguar F-Pace SVR, la SUV gana su dosis deportiva

La F-Pace llega con un nuevo motor V8 a tierras neoyorquinas.

Jaguar F-Pace SVR, la SUV gana su dosis deportiva

SVR es la sigla que identifica a los modelos más deportivos y exclusivos de Jaguar. Ahora, el vehículo de Jaguar que se ganó su propia versión SVR es la F-Pace, la SUV que llega muy portentosa al Salón de Nueva York. 

Con este nuevo tope de gama, el V6 3.0 de 380 CV dejará de ser el máximo posible en el modelo, y ahora hace su entrada triunfal un bloque V8 5.0 de 550 CV y 678 Nm. Para llevar la energía a las cuatro ruedas, el motor se acopla a una caja ZF automática de octava. Así, la F-Pace SRV llega desde el 0 a 100 km/h en 4,3s y puede llegar hasta los 283 km/h. Si lo comparamos, es levemente más lento que una Cayenne Turbo (0,2s) y que una BMW X5 M (0,1s), e iguala a un Mercedes-Benz GLE 63 AMG. 

Estéticamente suma un nuevo diseño frontal y trasero, con entradas de aire más grandes, un capó más anguloso con salidas para el aire caliente, guardabarros más anchos, un nuevo alerón posterior y otros elementos aerodinámicos como splitter y difusores.

Por dentro tenemos asientos deportivos tapizados en cuero con un patrón de rombos bordados. El volante SVR incluye levas de aluminio, y la selectora pasa a ser una palanca. El paquete lo completa el sistema TouchPro con pantalla de 10,25” y un cuadro digital de 12,3”.

El chasis fue revisado y se añadieron nuevos amortiguadores un 30% más rígidos adelante y un 10% atrás, barras estabilizadoras más gruesas y un diferencial electrónico activo en el eje posterior.

La llantas también son más ligeras, de 21”, con neumáticos de diferente medida para cada eje. En la zaga se incluyeron cuatro salidas de escape con una válvula activa, y los frenos cuentan ahora con discos de 395 mm adelante y pinzas de cuatro pistones, y con una pinza monopistón en la parte trasera.

El F-Pace SVR modifica la central de gestión electrónica para hacer más agresiva la respuesta de motor, transmisión, dirección, sistema de tracción y la suspensión de dureza variable. Finalmente, añade algunas mejoras en sistemas de asistencias electrónicas como el reparto de torque vectorial (Torque Vectoring Control), la dirección eléctrica con asistencia variable y el sistema de tracción All Surface Progress Control.

 

 

Marcelo Palomino recomienda

¿Qué opinás? Contanos