Autos ecológicos

Historia: Toyota Prius, el pionero híbrido

Te contamos como se convirtió en el referente mundial de ecología sobre cuatro ruedas.

Historia: Toyota Prius, el pionero híbrido

Revisando la historia del auto, debemos reconocer que el Prius no fue el primer híbrido, ya que en 1899 Ferdinand Alexander Porsche y Jacob Lohner entregaron la patente para un auto con dos motores eléctricos y uno de combustión. Sin embargo, mientras ese vehículo quedó en el olvido, fue el modelo de Toyota el primer híbrido masivo, y el encargado de llevar esta tecnología al estrellato a nivel mundial.

En 1995 Toyota presentaba un concept híbrido en el Salón de Tokio, pero lejos de ser una mera expresión de deseos, puso manos a la obra y a fines de 1997 comenzó a comercializarlo en Japón.

El primer Prius era un sedán de líneas semi futuristas diseñado en California. Mecánicamente contaba con un modesto 1.5L de 58 CV a solo 4.000 rpm, 102 Nm de torque y una relación de compresión estratosférica de 13.0:1; asociado a un rotor eléctrico de 33 kW (44 CV) y 350 Nm. El resultado final le confería unas prestaciones moderadas, pero con emisiones contaminantes muy bajas y consumos que no superaban los 5.7L/100 km, ya sea en ruta o en ciudad.

En el 2000 el Prius se preparaba para un nuevo desafío, los largos caminos de EE.UU., aumentando la potencia del motor naftero a 70 CV y 110 Nm, pero sin tocar el impulsor eléctrico. Así cruzaba el Pacífico y lograba ser catalogado como ULEV (siglas en inglés de Vehículo de Ultra Bajas Emisiones) lo que significaba además una reducción de hasta USD 2.000 en impuestos.

El precio de la primera generación del Prius fue de USD 16.929, pero se estima que el costo de cada unidad ascendía a los USD 32.000. Si pensas que Toyota iba directo al fracaso, la historia es muy diferente, ya que los japoneses se destacan por su perseverancia y mejora continua, por eso, donde cualquiera ve pérdidas, Toyota vio una inversión a futuro, una que convirtió a la marca y al Prius en sinónimo de híbrido y ecología.

 

Segunda generación

Toyota tomó atenta nota en los problemas del Prius original, como el limitado espacio en las plazas traseras y en el baúl, y en 2003 desembarcó con un nuevo Prius. El modelo era más grande y cambió el diseño, pasando de ser un sedán extraño a un hatchback con portón trasero alto y alargado que le confería una identidad propia. Así demostraba que no se trataba de un auto convencional, pero sin abordar soluciones radicales que podrían haber polarizado opiniones.

La nueva fisonomía no era un mero capricho estético ya que le permitía ser más eficiente reduciendo su coeficiente aerodinámico (Cx.) a solo 0.26. Además, para su creación se realizaron cerca de 530 patentes nuevas, incluyendo el primer compresor eléctrico de aire acondicionado. Las baterías también mejoraban, siendo más pequeñas, pero con mayor capacidad de almacenamiento.

Mecánicamente, el 1.5L alcanzaba los 76 CV y 115 Nm, mientras que apostaba con más fuerza a la parte eléctrica entregando 50 kW (67 CV) y 400 Nm. La potencia final era de 110 CV (no se usan ambos motores juntos a su máxima capacidad), pero sobre todo la clasificación de SULEV, siglas en inglés de Vehículo de Super Ultra Bajas Emisiones, mejorando a su antecesor tanto en prestaciones como en ecología.

En total, la segunda generación del Prius alcanzó las 1.192.000 vendidas alrededor del mundo, demostrando que la inversión de Toyota había empezado a pagar dividendos.

 

Tercera Generación

Con el interés por los híbridos ya establecido en el público y varios competidores presentando sus propias propuestas, Toyota decidió que su nuevo Prius dejara de ser un auto ecológico de performance moderada y lo dotó de mayor potencia, obviamente conservando bajas las emisiones contaminantes y el consumo de combustible.

Lo primero que llamó la atención fue el incremento de la cilindrada de 1.5L a 1.8L, ya que así el motor puede trabajar a menos revoluciones, lo que equivale a una sed menor. La potencia térmica se fue a los 98 CV con 142 Nm de torque, mientras que la eléctrica alcanzó los 82 caballos. Así la potencia final alcanzó los 136 CV colocando al Prius en valores normales para un auto de su porte.

Tecnicamente, Toyota volvió a desplegar una serie de mejoras importantes, por ejemplo el Cx declarado es de 0.25 y se instaló una bomba de agua eléctrica convirtiéndolo en el primer auto masivo cuyo motor prescindía de correas auxiliares. Por último, la marca bajó el precio del Prius para hacerlo más tentador y seguir aventajando a su creciente competencia. Además, el modelo alcanzó las 5 estrellas (nota máxima) en las diferentes pruebas de choque que se le realizaron.

El resultado es un total de 1.688.000 unidades vendidas hasta junio de 2013 de la tercera generación. Y las noticias siguen porque a partir de 2011 Toyota decidió crear una familia incluyendo al Prius c, más compacto y deportivo, y al Prius v, más grande y familiar. Además, en 2012 se lanzó el Prius Plug-in con baterías de mayor capacidad que se pueden recargar en cualquier enchufe permitiendo una autonomía totalmente eléctrica de 23 km, o sea con 0 emisiones de CO2.

En Argentina tenemos la tercera generación del Prius, que fue el primer auto híbrido homologado en el país cuando se presentó a finales de 2009. Actualmente, el modelo se ofrece con el último rediseño que se estrenó mundialmente en 2011.

Hernando Calaza recomienda

Contanos que opinas